Declaración de Federica Mogherini, en nombre de la Unión Europea con ocasión del Día de los Derechos Humanos (10 de diciembre de 2018)

Tal día como hoy, hace 70 años, los Estados miembros de las Naciones Unidas se reunieron para adoptar la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Este paso unió al mundo después de la mayor tragedia en la historia de la humanidad. Hemos recorrido un largo camino desde entonces.

La Declaración Universal ha demostrado ser la piedra angular del Derecho internacional de los derechos humanos, sobre la cual muchos países han construido una estructura de los derechos humanos fuerte y resistente. Hoy en día, el número de personas que gozan de una buena situación en cuanto a derechos humanos es mayor que nunca en la historia de la humanidad. El 70.º aniversario de la Declaración Universal es un momento oportuno para estudiar más a fondo la incidencia global que han tenido los derechos humanos en nuestras sociedades.

Esta es la razón por la que la Unión Europea, junto con países socios de las diferentes regiones del mundo, ha puesto en marcha este año la iniciativa «Buenas historias de derechos humanos», que muestra al mundo que la promoción y el respeto de los derechos humanos hacen que nuestras sociedades crezcan más fuertes y resistentes.

Aunque reflexionar sobre estas historias puede ser una fuente de esperanza y optimismo, no podemos pensar que ya está todo hecho por los derechos humanos. Somos conscientes de los problemas por los que todavía se lucha en todo el mundo: las violaciones de los derechos humanos, el socavo de la democracia y la reducción del espacio de la sociedad civil.

Desde la adopción de la Declaración Universal, los defensores de la sociedad civil y de los derechos humanos han contribuido a la promoción y la protección de los derechos humanos mediante el diálogo pacífico y la construcción de democracias pluralistas.

En todo el mundo, cada vez es mayor la presión contra la libertad de expresión y contra el espacio cívico, que se manifiesta a través de ataques violentos, desapariciones forzadas y procedimientos de registro punitivos. La UE sigue siendo una firme defensora de la sociedad civil, y mantendremos nuestros esfuerzos para actuar y hablar contra el acoso y la intimidación de la sociedad civil, incluidas las mujeres y las organizaciones juveniles. El apoyo a los defensores de los derechos humanos, entre ellos los defensores de los derechos humanos de las mujeres, se sitúa en el centro de la política exterior de derechos humanos de la UE y es una de sus principales prioridades. La UE es el principal donante mundial de ayuda a las organizaciones locales de la sociedad civil, con una aportación de 2 000 millones de euros cada año, dos tercios de la ayuda mundial.

En este día, la UE reafirma también su firme compromiso con el sistema multilateral de derechos humanos como la plataforma desde la cual la comunidad internacional puede abordar mejor las violaciones de los derechos humanos y exigir responsabilidades, tanto a nivel internacional como regional. Al aplicar el marco internacional de derechos humanos en nuestra Unión, nos sometemos a las mismas normas cuyo cumplimiento esperamos de nuestros países socios en todo el mundo. Esta labor comprende nuestra búsqueda permanente para mejorar la situación de los derechos humanos, tanto dentro de la UE como fuera de ella.

Al hacerlo, seguimos cumpliendo el compromiso asumido hace 70 años, en cuyo centro reside el hecho fundamental de que todos los seres humanos nacen libres e iguales, y la idea de que tenemos que actuar en un espíritu de respeto y solidaridad.

Fuente: Consejo de la Unión Europea

¿Conocías estos datos? Coméntanos en la caja de comentarios cómo crees que sería tu vida si la Declaración Universal de los Derechos Humanos no se hubiera adoptado.

Anuncios